Advertisement
En español

Los jamaiquinos del sur de Florida ponen en perspectiva la herencia caribeña de Kamala Harris

Kamala Harris es juramentada como vicepresidenta por la jueza de la Corte Suprema Sonia Sotomayor mientras su esposo Doug Emhoff sostiene la Biblia durante la 59a Inauguración Presidencial en el Capitolio de Estados Unidos en Washington, el miércoles 20 de enero de 2021.

Mientras el mundo observaba a Kamala Harris romper hábilmente los techos de cristal, los medios de comunicación nacionales se enfocaron en gran parte en las raíces indias de la vicepresidenta. ¿Su herencia jamaiquina? No tanto.

Aquí en el sur de Florida, eso no pasó desapercibido para la gran comunidad jamaiquina. Y ahora que la avalancha de cobertura de prensa de la inauguración ha disminuido y las comunidades de color se dirigen hacia el Mes de la Historia Negra, la diáspora de las naciones insulares del Caribe parece estar todavía esperando algún reconocimiento, de Harris, de los medios nacionales y del mundo.

Advertisement

Después de todo, la familia de su padre es de la parroquia de Saint Ann en Jamaica, una región conocida por la minería, la agricultura, los mercados al aire libre y, en particular, el activismo político.

El comisionado de la ciudad de Miramar, Winston Barnes, el martes 16 de febrero de 2021 dentro del estudio en WAVS 1170 AM, donde es el director de noticias de la estación de radio caribeña con sede en Davie.

Bob Marley nació allí y su mausoleo está a unas pocas millas al sur de Brown’s Town, donde nació el profesor de economía retirado Donald Harris (también hay familia en la cercana Saint Ann’s Bay). Marcus Garvey, el nacionalista negro y panafricanista, también era del área, en la costa norte de Jamaica y posiblemente más familiar para los turistas por la ciudad turística de Ocho Ríos.

Advertisement

Hay historias, sobre todo aquí en el sur de Florida, sobre cómo Kamala Harris puede cambiar ágilmente de marcha, defendiéndose con un dialecto jamaiquino.

El comisionado de la ciudad de Miramar, Winston F. Barnes, recuerda haberse reunido con la vicepresidenta en una recaudación de fondos en Miami en 2018. Barnes y otros jamaiquinos se esforzaron en llevar a Harris a un grupo donde se le preguntó directamente: “Escucha, ¿qué sabes sobre St. Ann?”.

Barnes, quien también es el director de noticias desde hace mucho tiempo de la estación de radio caribeña WAVS 1170 AM, con sede en Davie, recuerda a Harris respondiendo en perfecto patois jamaiquino. “Su respuesta fue puramente jamaiquina, (dijo) ‘¿A qué te refieres con eso? Soy de Brown’s Town’. No se necesitaba más. Estuve satisfecho desde entonces”.

La funcionaria jamaiquinoamericana Ann Marie Sorrell, quien en noviembre se convirtió en la primera persona de color elegida para el Distrito de Conservación de Agua y Suelo de Palm Beach, dice que si bien escuchó algunas quejas entre los caribeños que viven aquí sobre la falta de inclusión de las Antillas en la narrativa de Harris, eso no era lo importante para ellos en el panorama general.

Ann Marie Sorrell, supervisora del Distrito 2 de Conservación de Agua y Suelo de Palm Beach

“Eso causó revuelo”, admite Sorrell. “Recuerdo cuando hizo un evento aquí en (Miami Garden’s Florida) Memorial University. Querían escucharla hablar más sobre su herencia jamaiquina y su educación. Querían sentirse más celebrados. Sintieron que se estaba minimizando. Sin embargo, muchos miembros de la comunidad, incluyéndome a mí, pensamos que el panorama general en este momento es llevarla a la línea de meta para convertirse en la próxima vicepresidenta, obteniendo el voto para esta elección. Ese se convirtió en el enfoque de la comunidad caribeña aquí en el sur de Florida”.

Sorrell dice que los activistas y líderes comunitarios recurrieron a las plataformas de noticias del Caribe, las estaciones de radio y las redes sociales (particularmente WhatsApp) para unir a la gente de color del Caribe en su apoyo a la dupla Biden/Harris.

“Fue de base”, explica. “Había caravanas de autos. Hubo mucha emoción, ya sabes, todavía seguro y socialmente distanciado, como un carnaval caribeño para crear expectación. Hubo diferentes conciertos caribeños con DJs para promover que la gente votara”.

Por qué los jamaiquinos no se jactan

Malaika Witter Hewitt dice que en la fotografía de este álbum familiar ella tenía alrededor de 2 años y Kamala Haris tenía alrededor de 9 años. Las familias de ambas mujeres, que comparten un origen jamaiquino, estaban muy unidas en Palo Alto, California, en la década de 1970.

Eva Silverstein de Miami regresó recientemente de Jamaica después de pasar cinco semanas allí trabajando como directora ejecutiva de la Ghetto Youth Foundation, que fue fundada por tres de los hijos de Bob Marley: Stephen, Damian y Julian.

Advertisement

Silverstein piensa que los jamaiquinos no están exaltando su orgullo por la vicepresidenta debido a un rasgo cultural a menudo incomprendido.

“Hay mucho de fanfarronear en la música, en el dancehall, el reggae, ya que es parte de la cultura hip hop”, explica. “Pero es al revés ... en el lado personal. A veces hay un poco de vacilación en compartir demasiado los logros. Creo que el enfoque está en obtener esos logros: caminar en lugar de hablar con tu vecino. Eso es sólo personal y anecdótico. En la cultura estadounidense, el logro más pequeño se acelera al enésimo grado”.

Eso está respaldado por Barnes. “Parte de la mentalidad jamaiquina es la humildad. Eso es extremadamente importante, especialmente para los mayores. Hay un debate en curso en las redes sociales sobre cómo Kamala Harris no hablará abiertamente de su origen jamaiquino. A mi manera de pensar, además de los derechos de fanfarronear, ¿qué diferencia hay? Haz lo que debes hacer y el mundo verá tus buenas obras”.

Dijo que COVID-19 probablemente también silenció cualquier celebración, y señaló que hubo una serie de celebraciones virtuales de la inauguración de Harris, incluido un evento Zoom en el que participó junto con activistas locales, ciudadanos de Jamaica y el Consulado General de Jamaica.

Otro factor: las generaciones de caribeños están acostumbradas a ver a los negros en el poder.

“Nuestro primero aquí en Estados Unidos no es el primero que se ve en el Caribe y otros países donde ha habido un dominio de la diáspora africana negra”, dice Sorrell. “Siempre ha habido líderes negros en esos países. Jamaica ha tenido una primera ministra negra, Portia Simpson-Miller”.

Advertisement

Entonces, ¿por qué no escuchamos más sobre Harris y Jamaica?

Hay que decir que Harris no es la primera jamaiquina en ocupar el cargo de vicepresidente. George M. Dallas, quien sirvió bajo la presidencia de James K. Polk a partir de 1845, tiene ese honor para sí mismo. Como Harris, su padre era de Jamaica. A diferencia de Harris, la familia Dallas era blanca.

Parece que la amarga batalla por el divorcio y la custodia entre los padres de Harris podría haber hecho que las largas y frecuentes visitas a Jamaica fueran incómodas para Harris y su hermana menor, Maya, defensora de las políticas públicas y exanalista de MSNBC.

Según los escritos de Harris, las dos niñas pasaron la mayor parte de su infancia con su madre Shyamala Gopalan, quien creció en India antes de seguir su carrera en la investigación del cáncer en Estados Unidos.

Su padre vive en Washington, D.C., donde fue consultor en temas económicos del Caribe para organizaciones como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. A pesar de vivir en la misma pecera que su hija Kamala, Donald Harris evita hacer declaraciones a la prensa.

Malaika M. Witter Hewitt, otorrinolaringóloga, conoció a Kamala Harris cuando eran niños, ambos con padres jamaiquinos, a principios de la década de 1970 en Palo Alto, California. El padre de Witter Hewitt era un estudiante de posgrado en economía que trabajaba con Donald Harris y ambas familias pasaron mucho tiempo juntas en fiestas de cumpleaños.

Malaika Witter Hewitt dice que esta es la primera vez que ella y la vicepresidenta Kamala Harris se ven después de décadas. Ambas mujeres fueron amigas de la infancia en la década de 1970.

Años más tarde, habló con su padre para aprender más sobre esa época y concluyó: “Una parte tiene que ver con la forma en que se desarrolló la infancia. (Después del divorcio) se mudaron a Canadá y luego no hubo tantas visitas regulares con su padre. No estuve cerca de Kamala esos años, pero tengo entendido que no era lo mismo”.

Advertisement

Witter Hewitt, que ahora ejerce en Atlanta, no había visto a Harris en décadas, pero se reconectó en eventos de campaña.

“Ella obtuvo mi número de mi prima. Iba de camino a Atlanta, donde la alcaldesa estaba organizando una recaudación de fondos cuando me llamó y... me invitó al evento. Me emocioné muchísimo. Ella tiene los pies en la tierra. No me ha visto en 40 años. ¿Cómo es eso posible? Pero ella no olvidó quién era yo”.

Y así, Witter Hewitt tuvo una idea de una conexión que Harris tiene con Jamaica que muchos podrían pasar por alto: los años universitarios en Howard.

“Se reconectó a su manera”, explica. “Hay una gran comunidad caribeña en D.C. Hay restaurantes caribeños. El patio de Howard tiene una sección caribeña. Ella estaba en una hermandad de mujeres y tenía muchos amigos a los que les gustaba la música jamaiquina. Kamala, como otros inmigrantes de países negros... especialmente en las universidades afroamericanas... tienen una raíz caribeña, pero también abrazan toda la experiencia afroamericana”.

Danielle Cohen Higgins es la primera jamaiquinoamericana y la única mujer de color que actualmente se desempeña como comisionada de Miami-Dade. Ella siente que depende de las comunidades caribeñas en general y de la comunidad jamaiquina específicamente dar a la ascendencia de Harris de Jamaica tanta atención como a su ascendencia de India.

Danielle Cohen Higgins es la primera jamaiquinoamericana y la única mujer de color que actualmente se desempeña como Comisionada de Miami-Dade. Ella dice de la vicepresidenta Kamala Harris: 'Ella ha dado voz a tantas mujeres y mujeres de color. Y yo soy la dueña de esa voz con orgullo aquí en Miami y el condado de Miami-Dade'.

“Creo que la responsabilidad es nuestra”, dice Cohen Higgins. “Depende de nosotros, los jamaiquinos y los jamaiquinoamericanos, usar nuestra voz. Debes admitir que mucho está ocupando las ondas de aire en este momento. Simplemente en este momento la atención de todos pierde cosas matizadas como esta. No está recibiendo la atención que debería”.

Advertisement

Pero también agrega: “Como miembro orgulloso de la comunidad jamaiquina, puedo resumir cómo nos sentimos en una palabra: orgullo”.

Marcia Scott, una instructora y educadora del condado de Broward que vivió y trabajó en Brown’s Town, cree que la razón de la falta de cobertura es más simple.

“Tal vez porque hay una población india más grande aquí que la jamaiquina”, dice desde su casa en Davie. “Somos sólo un puntito. Pero es decepcionante que no se mencione una parte de ella. (La prensa) no tardó mucho en ir y ver la ciudad”.

Pero algunos jamaiquinos dicen que hay otras fuerzas en juego aquí.

“Hay un sesgo inherente en los medios populares de este país, directamente”, dice Barnes, el comisionado de Miramar y director de noticias de la radio WAVS-AM. “Los medios de comunicación han cautivado a cualquier persona de origen asiático durante los últimos 40 años. Creo que lo que ha sucedido es que existe una noción... del extranjero demasiado inteligente y con grandes logros. Y cuando vemos a esa persona en los medios, entonces esa persona ha sido... de Asia. Entonces, la impresión que tenemos de los medios de comunicación es que cada persona de la India es un mago de las matemáticas y un mago del concurso de ortografía. Me entristece. Los medios tienden a captar lo que hacen otros medios y ejecutarlo”.

Pero en Jamaica el orgullo es palpable.

Advertisement

Silverstein recuerda: “Incluso cuando estaba en Jamaica durante las elecciones y la investidura había una sensación de asombro, una hija de la tierra está ocupando el segundo cargo de mayor rango. Eso también lo sentí en la comunidad jamaiquina de la diáspora aquí en el sur de Florida.

¿Cómo es el hogar ancestral de Kamala Harris en Jamaica?

La familia de Donald Harris es de Brown’s Town y de la cercana Saint Ann’s Bay, ambas en la parroquia de Saint Ann.

Sorrel, supervisor de Suelo y Agua de Palm Beach, que nació en la misma parroquia y regresa una vez al año durante un par de semanas (pre-pandemia), dice: “Es hermoso. Como en muchas partes de Jamaica, es exuberante “.

Kamala Harris sube al escenario en Palm Beach State College en Lake Worth Florida el sábado 31 de octubre de 2020.

Y su historia es igualmente rica.

“Creo que cuando Colón llegó a Jamaica, creo que aterrizó en la parroquia de Saint Ann”, dice Silverstein. “Fue el primer punto de colonización. Allí hay un importante asentamiento Arawak (pueblo indígena). Es muy conocido, muy importante “.

El comisionado Cohen Higgins señala que muchos estadounidenses a menudo no ven a Jamaica de la misma manera que los jamaiquinos.

Advertisement

“Existe una suposición de cómo se ven o suenan los jamaiquinos”, dice. “Pero la verdadera Jamaica es un lugar increíblemente diverso y está... lleno de una mezcla diversa de personas, indias orientales, asiáticos, blancos, chinos, africanos, piel oscura, piel clara. El lema en Jamaica es ‘de muchos, somos uno’. Ojalá ese mensaje se llevara más lejos”.

La familia de Scott también es de Brown’s Town. Si bien se fue a mediados de los 70 para asistir a la universidad, regresó a principios de los 80 para enseñar química durante unos dos años.

“La educación es un gran problema, un gran problema”, dice ella. “Brown’s Town está muy arriba en las colinas. Pero tienes como tres escuelas secundarias allí y en las (aldeas) vecinas”.

Scott dice que la importancia de la educación en la región también le da a Brown’s Town una sacudida de juventud.

“Muchos niños emigran”, dice. “Hay muchos jóvenes, de 26 y 27 años, porque hay mucha gente que viene por educación y algunos se quedan, se quedan en este pequeño pueblo”.

Y la política es sólo una parte de la mezcla, ya sea en la escuela o la iglesia o simplemente hablando casualmente de temas sociales en la barbería, la peluquería o el mercado.

Advertisement

“Por eso tienes todas esas canciones políticas. Escuche a Bob Marley. Mucho de lo que está hablando es de conciencia, algo revolucionario. Entonces la política es parte de nuestros huesos”.

Scott concluye: “Entonces, puedo entender por qué Kamala es quien es. Su padre se sentiría atraído por alguien (Shyamala Gopalan) con esa mentalidad”.

La familia Harris era muy conocida en Brown’s Town y en la cercana ciudad de St Ann’s Bay, según Richard Toyloy, quien es de la zona pero ahora vive en Kingston y dirige un negocio de catering. Toyloy dice que conoce a algunos de los primos de Harris que aún viven en la parroquia.

“Todo el mundo conoce a los Harris en Brown’s Town”, dice. “Son gente de negocios muy popular”.

Toyloy continúa: “La bisabuela de Kamala, ella es la señorita Chrishy, todos la conocen. Tenía una tienda, lo que llamarías una tienda de productos secos, donde todos iban. Ella está al otro lado de su familia Harris, el lado Finegan de la familia. Un grupo de Finegans emigró a Inglaterra en los años 50 y 60. La mayoría de esos primos están en el Reino Unido”.

Durante las festividades de inauguración, Toyloy dice que notó dos rasgos que le eran familiares como jamaiquino.

Advertisement

“Ella baila como bailamos nosotros en Jamaica. Dicen que esa energía vibrante y esa risa, eso es jamaiquino. Somos dueños de eso”.

Malaika Witter Hewitt y la vicepresidenta Kamala Harris en un mitin de campaña en Georgia el 1 de noviembre de 2020.
Winston Barnes, comisionado de la ciudad de Miramar, el martes 16 de febrero de 2021 en WAVS 1170 AM, donde es el director de noticias de la estación de radio caribeña con sede en Davie.

—To read this story in English, please click here

—Este texto fue traducido por Octavio López/TCA


Advertisement