Advertisement
En español

Wisconsin perdió la Convención Nacional Demócrata, pero aún así está en el centro de la carrera presidencial

APPLETON, Wisconsin — En 2016, Patrick Murray, harto, emitió su voto presidencial por Donald Trump y vio al impetuoso neoyorquino como “alguien nuevo, alguien diferente, alguien que no formaba parte de los grupos de Washington”.

Ahora, sin embargo, el desprecio de Murray por el presidente se ve muy claro, incluso detrás de la mascarilla que le cubría la nariz y la boca mientras hacía algunas tareas en una tarde soleada en Fox River Valley en el noreste de Wisconsin.

Advertisement

“Mi mayor problema con Trump es que es un mentiroso patológico”, espetó Murray. “No puedo lidiar con eso”.

El policía retirado de 72 años no es fanático de Joe Biden, quien, para Murray, parece simplemente “otro viejo blanco”. Aún así, planea sintonizar la Convención Nacional Demócrata, que comienza el lunes, porque tal vez la compañera de fórmula de Biden, la senadora de California Kamala Harris, pueda hacer que Murray los apoye.

Advertisement

Wisconsin, la tierra de las vacas lecheras, la cerveza y las elecciones reducidas, fue uno de los tres estados del “bloque azul” que se alejó de los demócratas en 2016, por un total combinado de menos de 78.000 votos. El avance colocó a Trump en la Casa Blanca, dándole los votos del colegio electoral que necesitaba para ganar la presidencia incluso cuando perdió el voto popular a nivel nacional.

Se cree que los otros dos estados que cambiaron, Michigan y Pensilvania, se inclinan más hacia Biden, dejando a Wisconsin predominantemente blanco y fuertemente rural como el más competitivo. Podría ser el único estado, si las elecciones están cerradas, que decida la contienda de noviembre; las encuestas sugieren que el ex vicepresidente tiene una ventaja modesta.

En un mundo anterior al coronavirus, los demócratas esperaban reforzar su reclamo de los 10 votos electorales de Wisconsin organizando su convención nacional en Milwaukee, la primera en la robusta ciudad de la costa occidental del lago Michigan.

Pero la pandemia hizo que la fiesta se retrasara, luego se redujera y finalmente cancelara la reunión presencial. Si bien gran parte de la producción técnica se manejará desde Milwaukee, el negocio más importante, y cualquier esplendor del tamaño de una pantalla que los demócratas puedan reunir, se realizará de forma remota. Biden y Harris, una vez nominados oficialmente, pronunciarán sus discursos de aceptación desde el estado natal de Biden, Delaware.

Aún así, la campaña presidencial aquí no es una mera ocurrencia. Los letreros de la campaña salpican las tierras de cultivo de Wisconsin, el césped suburbano y los lofts de lo urbano y moderno. Las ondas de televisión han estado ‘ardiendo’ durante meses con publicidad, gran parte de la cual es mordazmente negativa: los candidatos y sus aliados ya han gastado o reservado casi 50 millones de dólares en tiempo de televisión, dividido aproximadamente a partes iguales entre las dos partes.

“Ya casi terminé con la campaña”, dijo Elena Phillips, una planificadora financiera de 59 años en los suburbios de Milwaukee, con unos ojos cansados, entumecidos por tantos anuncios políticos. “No puedo esperar hasta noviembre”.

Ella tampoco está particularmente emocionada con Trump, aunque Phillips admite que sabía lo que venía en cuanto a su personalidad (sonoridad, grosería) cuando votó por él en 2016. Aún así, la votante independiente de tendencia conservadora considera que el presidente es mucho mejor elección que Biden, a quien Phillips llamó “un político de carrera en el cargo con demasiados años con muy pocos logros”.

Pam Kuepper, de 61 años, maestra de primer grado en Menasha, una de las abundantes ciudades pequeñas de Wisconsin, ofreció un razonamiento similar. Trump puede ser “un poco vulgar”, dijo, pero considera que Biden, a sus 77 años, es demasiado mayor y está muy ansioso por gastar el dinero de otras personas. (Trump tiene 74 años).

Advertisement

“¿Tendrá, qué, 82 cuando termine su mandato?”, dijo Kuepper, su voz se moduló con incredulidad ante la idea de un Biden octogenario en la Oficina Oval. “Lo siento, pero su mente no es tan aguda como cuando tenía 50 o 60 años”.

Hace cuatro años, Trump ganó a Wisconsin por poco más de 22.000 votos de los casi 3 millones emitidos, convirtiéndose en el primer republicano en ganar el estado en 32 años. El camino hacia la victoria, como el propio candidato, fue único.

Su desempeño quedó rezagado en áreas donde los republicanos generalmente ganan por grandes márgenes, en los condados “WOW” de tendencia conservadora - Washington, Ozaukee y Waukesha - que son vecinos de Milwaukee.

Trump superó esa lenta actuación al vencer a la demócrata Hillary Clinton en las pequeñas ciudades y áreas rurales de Wisconsin, volteando 22 condados que votaron por Barack Obama en sus dos grandes victorias. (Clinton también sufrió una caída significativa entre los votantes jóvenes y negros, particularmente en Milwaukee).

Desde entonces, el apoyo suburbano al Partido Republicano se ha erosionado aún más, con los demócratas ganando terreno en las elecciones de mitad de período de 2018, así como en las elecciones de primavera de la Corte Suprema en las que un opositor liberal derrotó a uno de los jueces conservadores del estado.

Quizá más significativo, una encuesta reciente de la Escuela de Derecho de Marquette encontró que el presidente tenía solo una pequeña ventaja sobre Biden en las áreas rurales donde Trump arrasó con Clinton.

Advertisement

La encuesta también encontró preocupaciones sobre el crecimiento de COVID-19 y el descontento con el manejo de la crisis por parte de Trump se profundizó a medida que aumentaba el número de casos en Wisconsin.

Ninguno de los candidatos fue particularmente querido. Trump fue visto favorablemente por el 42% de los encuestados y desfavorablemente por el 55%. Biden fue visto favorablemente por un 43% y desfavorablemente por un 48%.

Pero muchos parecen dispuestos a inclinarse al servicio de quien gane en noviembre.

Rebecca Krueger, de 37 años, trabajadora social en Green Bay, votó dos veces en las primarias demócratas por el senador de Vermont Bernie Sanders y se ubica a la izquierda de Biden. Pero ella no duda en votar por él, especialmente ahora que Harris se ha sumado a la propuesta demócrata. “Cualquier cosa”, dijo Krueger, “es mejor para el país que Trump”.

Con los partidarios tan profundamente arraigados, una clave para las elecciones serán los votantes independientes como Murray en lugares como Appleton, Oshkosh, Green Bay y otras pequeñas ciudades industriales del Fox River Valley, que, junto con los condados de WOW, son importantes campos de batalla.

El ex oficial de policía no puede decidirse a votar por Trump o Biden. Por eso, cuando emita su voto, dijo, lo hará en apoyo del vicepresidente Mike Pence o Harris, cuyos antecedentes como fiscal, el fiscal de distrito de San Francisco y el fiscal general de California, apelan a Murray.

Advertisement

“Me gusta Pence”, comentó, deteniéndose en el depósito de libros frente a la biblioteca del centro de Appleton. “Pero quiero que [Harris] le cambie de opinión”, en parte convenciendo a Murray de que los demócratas pueden lidiar mejor con la pandemia y poner fin a las profundas divisiones del país.

Doug Henke no necesita más convencimiento.

No pudo decidirse a votar por Trump hace cuatro años, por lo que respaldó a Clinton. Esta vez, el independiente de toda la vida está colocando un cartel de Biden afuera de su casa en Oshkosh, una provocación intencionada en la comunidad de tendencia republicana.

El médico de 64 años ha desarrollado “un odio intenso” por el Partido Republicano, que considera que es cómplice de los peores impulsos de Trump, y espera que su pequeña protesta conduzca a una animada discusión con los vecinos.

“No estoy tratando de ser partidista, realmente no me gusta eso”, aseguró Henke, quien obtuvo el letrero azul de Biden junto con algunas remolachas orgánicas en el mercado de agricultores en Oshkosh. “Pero en algún momento tienes que ponerte de pie y ser contado. Y en esta elección, eso es lo que siento que debo hacer para lograrlo”.

Una cosa que Biden no ha hecho es considerar a Wisconsin como ganado, como lo hizo Clinton.

Advertisement

La ex secretaria de Estado publicó su primer anuncio apenas una semana antes de las elecciones y se convirtió en la primera candidata presidencial en casi medio siglo, desde Richard Nixon en 1972, en no poner un pie en Wisconsin.

Aunque Biden no ha hecho campaña en persona este año, ha realizado una serie de entrevistas con estaciones de televisión locales, ha participado en una discusión remota sobre temas rurales y ha llenado su campaña con profesionales políticos que ayudaron a elegir al gobernador demócrata del estado, Tony Evers, y reelegir a su senadora demócrata, Tammy Baldwin.

Aún así, los republicanos consideran que la decisión de cancelar la convención fue un gran error. Para subrayar el punto, Trump planea realizar un mitin en el aeropuerto el lunes en Oshkosh y Pence ha programado una visita el miércoles a Darien, una zona rural en la parte sur del estado.

“Hay un largo historial de personas en Wisconsin que desean poder conocer, tocar, sentir y hablar con sus funcionarios públicos”, dijo Brian Reisinger, estratega republicano y ex asistente del gobernador republicano Scott Walker durante dos mandatos. “Joe Biden aparentemente todavía no ha recibido el mensaje que le costó a su partido la presidencia en 2016”.

La campaña respondió a través de Baldwin, un líder sustituto de campaña. Biden “está dando prioridad a la salud y la seguridad de los habitantes de Wisconsin”, dijo el senador. “La campaña ha invertido importantes recursos en Badger State y no muestra signos de desaceleración”.

Wisconsin es uno de los estados más equitativamente divididos del país, evidenciado durante las últimas dos décadas por varias elecciones muy cerradas. (Las victorias gemelas de Obama fueron excepciones notables). Un incremento explosivo de cualquiera de los candidatos en noviembre sería una sorpresa.

Advertisement

Por ahora, incluso los republicanos admiten que Trump, que enfrenta una pandemia furiosa, una economía que se tambalea y unas tensiones raciales en llamas, está en problemas. Pero partidarios como Tom Winkels se animaron en 2016, cuando las encuestas lo mostraron detrás de Clinton hasta el día de las elecciones.

“Las encuestas son falsas”, dijo Winkels, de 66 años, gerente de instalaciones de una escuela cristiana en Oshkosh. “Hay muchas personas que, debido a la forma en que la izquierda trata a los partidarios de Trump, no dirán que son sus seguidores aunque realmente lo sean”.

Winkels caminó por el mercado de agricultores, pasó junto a filas de tomates tradicionales y frascos de miel de producción local, vistiendo una camiseta que decía “Haz que Estados Unidos vuelva a ser grande” con toda confianza. Él está seguro de que la historia se repetirá en noviembre.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Advertisement