Advertisement
Deportes

Stefany Ferrer, volante del Angel City FC, espera que su dura historia sirva de ejemplo

Los Angeles — En papel, la historia de Stefany Ferrer Van Ginkel pudiera interpretarse como dura y estadísticamente propensa a no sobresalir en la vida, sin embargo, ella ha demostrado que ha tomado todas las oportunidades que se le han presentado de la mejor manera posible y salir adelante en su vida.

Con tan solo cinco años de edad, fue adoptada junto a sus dos hermanas, Larisa y Victoria, por una pareja española, pero de madre adoptiva de ascendencia holandesa. Stefany es la segunda entre las tres hermanas.

Advertisement

Su madre biológica, en Brasil, tenía problemas de adicción a las drogas, por lo que tuvo que ponerlas en adopción.

“Mi madre era muy joven y tenía problemas con drogas”, recontó la futbolista, que vestirá los colores del nuevo equipo de la NWSL, el Angel City FC, este sábado (6 p.m. PT, Paramount+), en el Titan Stadium de Fullerton, en el inicio de la pretemporada.

Advertisement

“Cuando eres joven, tienes hijos… y pues no nos podía cuidar, nos dieron por adopción. Ella no quería, pero tenía que ser así”.

Ferrer Van Ginkel, a sus 23 años, ha ido forjando una carrera futbolística internacional que poco a poco va en ascenso. Aseguró haber tenido “mucha suerte” por haber sido llevada a un país como España, en donde el futbol se vive con mucha intensidad al igual que su natal Brasil.

“Yo creo que todo lo que vi desde pequeñita, gracias a todo eso, estoy donde estoy ahora mismo”, señaló la jugadora. “Yo siempre digo que es una ventaja pasar por tantas cosas. La verdad es que nunca lo he visto como algo tan duro. Yo he tenido mucha suerte en mi vida”.

El futbol le dio el objetivo, el enfoque y el deseo de crecer.

“Me ha ayudado en todos los ámbitos, como que me ha dado un objetivo en mi vida, como que me ha permitido a tener mi mente más enfocada en cosas más dirigidas al futbol y me ha ayudado a no irme a desbordar ni un poco a cosas tal vez que no me hubieran ayudado en mi vida personal”.

Ella quiere que su recorrido sirva de ejemplo para las futuras generaciones, pues sabe que constantemente muchos chicos pasan por situaciones como la de ella y optan por elegir un camino negativo.

Con respecto a su madre biológica, dice haber perdido el contacto con ella.

“Mi hermana mayor lo intentó y no, no encontramos nada. Esa es una de las cosas que también me duele, sabes, no saber qué tal, cómo está”, confesó Ferrer Van Ginkel.

Advertisement

Ella espera algún día volver a reunirse con su madre biológica, por lo que trata de mantener un récord de todas las experiencias que vive día a día y presentárselo para que conozca sobre su camino desde la última vez que estuvieron juntas.

“Es algo que me ayuda. No sé si para alguien que esté en mí misma situación, es escribirle en una libreta sobre cómo estoy, qué estoy haciendo... Tengo una libreta que es para mi madre y la escribo ya y eso me ayuda, como que me conecta con ella”, detalló la jugadora.

Un inicio con doble historia

Apenas daba sus primeros pasos en el futbol profesional y prontamente reescribió la historia. La Federación Mexicana de Futbol había aprobado en 2021 la inscripción de jugadoras extranjeras a su liga femenil y Ferrer Van Ginkel se convirtió en la primera de nacionalidad no mexicana en firmar con los Tigres UANL.

La mediocampista había firmado por tres años con el conjunto felino, con el que llegó a la final del torneo, pero que no pudo ganar en el Apertura 2021 de la Liga MX Femenil. Otro club internacional mostró interés en sus servicios, la cual fue recíproco, y ahora se encuentra a solo días de volver a hacer historia.

Ferrer Van Ginkel será parte de la nómina que debutará al Angel City FC en la NWSL en el torneo de pretemporada de Challenge Cup que inicia este sábado en el Titan Stadium de Fullerton. La oncena angelina se mide en su primer partido contra las – también debutantes – Wave de San Diego.

Advertisement

“Desde que Angel City salió a la luz decía que quería ir a jugar en ese equipo”, afirmó la hija de brasileños y de nacionalidad española. “Decía ‘ojalá pudiera jugar en ese equipo, me encantaría’. Me encanta su visión, me encanta cómo lo están enfocando todo en mujeres, con el objetivo de crecer en el mundo futbolístico de la mujer y pues sí, venir de aquí, de México, de Tigres, donde el futbol femenil, la verdad es un ejemplo para seguir”.

El Angel City FC abrirá su temporada regular el 29 de abril ante su similar de North Carolina Courage en el vibrante Banc of Stadium, en donde serán las anfitrionas y que también sirve como la casa del LAFC de la MLS.

Ferrer Van Ginkel se desarrolló mayormente en Europa para después llegar a Estados Unidos a la West Virginia University en la NCAA, de ahí, tomó rumbo a México. Ella recuerda que la experiencia vivida en el país azteca le dejó un gran sabor de boca por la pasión que vivió en los estadios.

“Cuando entré al estadio y vi que estaba tan lleno, me emocioné, dije ‘guau’, el futbol femenino está creciendo y son equipos, así como Tigres, que apuestan por [nosotras] y pues tengo muchas ganas. Me siento como un pájaro dentro de una caja y quiero volar y salir y que empiece a jugar al futbol y dar a la comunidad. Y quiero ganar”.

Ella espera que su experiencia en Tigres se repita, pues sabe que el Banc of California es uno de los estadios que rápidamente se ha convertido entre los más importantes del país y reconocido internacionalmente por su afición.

“Es una de las primeras cosas que hice, ver cómo se verían los partidos y me di cuenta de que hay muchos mexicanos y me recordó mucho a cómo es en México”, señaló la Cataluña. “Tengo muchas ganas de ver el ambiente, ver cómo se pone en un partido femenino muy bueno”.

Advertisement

El haber jugado en distintos continentes durante su desarrollo y su debut como profesional, le ha brindado una ventaja en relación con su experiencia al ser testigo de diferentes formas de juego.

“El estilo de juego de México… son muy técnicas. Tienen mucha visión de juego y algo que yo aprendí es que en Europa y en México es bastante similar”, dijo la jugadora. “En Tigres éramos muy técnicas, muy tácticas. Movíamos la pelota. Yo venía de un futbol de Estados Unidos de fuerza y a eso agrego la técnica de México y Europa”.

Durante su tiempo en México, Ferren Van Ginkel trató de absorber lo mejor posible sobre la cultura mexicana, visitar estadios para ver los juegos de la Liga MX, además de comer “carnitas” cuando tenía la

“Mi mejor experiencia ha sido tener carnitas asadas con mis compañeras (risas), me encanta, me encanta eso de no sé, ponerte con los amigos, hacer una camita asada, comer carne súper rica”, dijo la jugadora. “El ambiente, la gente latina, los mexicanos, el futbol desde dentro. El futbol es más que un juego y eso se siente cuando lloramos si perdemos, nos enojamos cuando las cosas no van bien. Es algo que a mí como jugadora y como aficionada me encanta estar en un estadio donde el ambiente es así”.


Advertisement