xml:space="preserve">
xml:space="preserve">
Advertisement
Advertisement

Los latinos sufren desproporcionadamente del coronavirus en Maryland, Baltimore y entre los pacientes de Johns Hopkins

Pedestrians walk along a busy commercial stretch of Eastern Avenue and Eaton Street in southeast Baltimore, a neighborhood with a substantial Latino population. There is a higher incidence of coronavirus in the Latino community. May 11, 2020
Pedestrians walk along a busy commercial stretch of Eastern Avenue and Eaton Street in southeast Baltimore, a neighborhood with a substantial Latino population. There is a higher incidence of coronavirus in the Latino community. May 11, 2020 (Amy Davis)

Una ligera fiebre despertó a Jorge alrededor de las 10 de la mañana el 2 de mayo en su casa del sureste de Baltimore. Trató de no poner le mucho atención y volvió a la cama. A la una de la mañana su fiebre estaba furiosa. Su mente empezó a correr. “¿Y si tengo coronavirus?” pensó. El pánico se estableció rápidamente para Jorge que tiene 47 años y sin seguro médico.

La presión arterial de Jorge aumentó, y se preocupó si no se calmaba, un ataque al corazón podría matarlo. Su esposa e hijas en Honduras dependen de sus ingresos.

Advertisement

El coronavirus puede afectar a cualquier persona, pero las disparidades sociales, económicas y de salud son algunas de las razones por las que las poblaciones latinas y Afroamericanas se están enfermando y a veces mueren a tasas desproporcionadas, no sólo en Baltimore, sino en todo el país, dicen los expertos.

"COVID-19 ha puesto de relieve las desigualdades en nuestra sociedad", dijo la Dra. Kathleen Page, experta en enfermedades infecciosas y profesora asociada en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Advertisement
Advertisement

Las personas hispanas tienen la tasa más alta de infección de cualquier raza o grupo étnico en Maryland. El martes, 7,274 residentes hispanos habían dado positivo para el coronavirus, o más de una de cada 100 personas, según un cálculo basado en los datos de la Oficina del Censo. Más de una cuarta parte de los nuevos casos del martes fueron entre los residentes hispanos.

En Baltimore, mientras los hispanos representan 5% de la población el 12% de los pacientes con coronavirus cuya etnia se conoce son hispanos. La disparidad es aún más pronunciada en el reciente número de hospitalizaciones en los hospitales Johns Hopkins en Baltimore.

Los pacientes hispanos representan el 36% de los pacientes admitidos por COVID-19 en el Hospital Johns Hopkins y el 38% en el Johns Hopkins Bayview Medical Center a partir del 7 de mayo, según los datos de Hopkins obtenidos por The Baltimore Sun.

Aunque Jorge usa una máscara y guantes en su trabajo como técnico de automóviles en Parkville, pensaba que podría haber estado expuesto mientras compraba almuerzo. Jorge le pidió a The Baltimore Sun que usara sólo su nombre de pila por seguridad, ya que es indocumentado.

En los próximos días, Jorge comenzó a buscar respuestas en Internet. Sin la orden de un médico y sin identificación, no podría hacerse la prueba. Sabía que su último recurso sería el hospital.

Page dijo que los pacientes hispanos de COVID-19 en los hospitales Hopkins a menudo se presentan tarde a la atención porque no tienen una red de seguridad y muchos no están asegurados.

Los latinos y los hispanos tienen las tasas más altas sin seguro de cualquier grupo racial o étnico en el país, según la Oficina del Censo de los Estados Unidos en 2017.

Sólo el 16% de los latinos y el 20% de los afroamericanos pueden trabajar desde casa; a menudo están trabajando en trabajos donde el distanciamiento social no es posible, según un análisis de los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos por el Instituto de Política Económica.

Los latinos a veces trabajan en trabajos de bajos salarios y viven en hogares compartidos con varios miembros de la familia o compañeros de cuarto, lo que puede conducir a una mayor propagación, dijo Page.

Aquellos en los EE.UU. sin autorización pueden temer que ir a un hospital podría ser deportado. No elegibles para beneficios públicos y dejados fuera de los paquetes de alivio económico, los inmigrantes indocumentados son especialmente vulnerables, dijo Angelo Solera, un líder en la comunidad latina y defensor de la atención médica.

En el vecindario de Highlandtown de Baltimore, hogar de una gran población inmigrante, el dueño de Cinco de Mayo, Evaristo Guzmán, toma precauciones. Se asegura de que los clientes usen máscaras y limita el número de personas en la tienda.

El supermercado Cinco de Mayo en Highlandtown tiene letreros que le dicen a los clientes que usen máscaras dentro de la tienda.
El supermercado Cinco de Mayo en Highlandtown tiene letreros que le dicen a los clientes que usen máscaras dentro de la tienda. (Thalia Juarez)

Guzmán se preocupa que algunos de sus clientes corren un mayor riesgo de sufrir coronavirus porque tal vez no sepan lo duro que el virus está golpeando esta área.

“Creo que en la comunidad hispana, no saben la gravedad de la situación”, dijo Guzmán. “Creo que nuestro gobierno debería involucrarse y preocuparse más”.

El número de casos en el código postal 21224, que incluye Canton, Highlandtown y partes de Dundalk, se ha duplicado en menos de dos semanas, según datos de la ciudad.

Incluso en tiempos no pandémicos, la comunidad de inmigrantes latinos no se cuenta plenamente en muchas áreas. Los expertos en salud dicen que sin datos consistentes, es difícil reconocer y abordar las disparidades.

"Las enfermedades infecciosas ponen de relieve que todos estamos conectados. Por lo tanto, ignorar o descuidar una cosa probablemente va a tener un impacto en el resto de nosotros también", dijo Page.

Incluso a medida que el virus se propagó, no había datos disponibles públicamente sobre casos de coronavirus entre los hispanos a nivel de la ciudad hasta que The Baltimore Sun presentó investigaciones. El 4 de mayo, la ciudad comenzó a reportar datos por etnia. Ahora muestra que alrededor del 12% de los pacientes con coronavirus confirmados, se sabe que 403 de 3353 son hispanos. Los funcionarios de la ciudad reconocen que se trata de un recuento inferior porque el 41% de los casos faltan datos de etnia.

Según las estimaciones de los datos del Censo de 2019, los hispanos representan alrededor del 5% de la población de Baltimore.

"Los datos precisos y oportunos son importantes, ya que ayudan a guiar la respuesta de la ciudad a COVID-19", según un comunicado del departamento de salud de la ciudad, que obtiene sus datos del estado.

Johns Hopkins no publicó datos desglosados por etnia para sus dos hospitales de Baltimore, pero fue proporcionado a The Sun por un enfermero que dijo que la información era demasiado importante para mantenerla alejada del público.

“Creo que sería negligente que estos datos no se compartieran con las agencias de salud pública para alertar a la población latina de la presencia de COVID-19 dentro de su comunidad”, dijo la enfermera en el sistema de salud Johns Hopkins.

Cuando The Baltimore Sun presentó los números a Hopkins y pidió información adicional, el hospital no respondió.

Los datos públicos muestran que los hispanos conforman el 23% de todos los casos de pacientes hospitalizados COVID-19 en las cinco instituciones de Hopkins en Maryland, según resúmenes de datos de la Institue Johns Hopkins para la investigación clínica y traslacional.

Otros hospitales de la ciudad remitieron preguntas sobre hospitalizaciones al departamento de salud del estado.

Hoy en día, la encuesta de Maryland muestra que el 21% de los infectados cuya etnia era conocida eran hispanos, aunque conforman alrededor del 10% de la población del estado, según datos públicos del Departamento de Salud de Maryland.

El gobernador Larry Hogan ha dicho que hay brechas de datos significativas porque los laboratorios privados que hacen más pruebas no están obligados a informar sobre la raza y la etnia.

Advertisement

El departamento de salud del estado no hizo a alguien disponible para hablar sobre las tendencias de COVID-19 entre la población hispana y se refirió a una declaración de su Oficina de Salud de las Minorías y Disparidades de Salud: “A medida que el virus continúa propagándose, las tasas más altas de infección y fatalidad están vinculadas a las disparidades de salud existentes que afectan a las comunidades minoritarias, y particularmente a los negros americanos”.

Advertisement

Si bien los números están incompletos, el impacto en la comunidad hispana es claro.

El concejal Zeke Cohen, que representa a gran parte de la comunidad Hispana de la ciudad, dijo que hay mucha ansiedad mientras los inmigrantes se preocupan por el acceso a la comida y la atención médica.

"Creo que nuestra comunidad inmigrante es extremadamente resistente, pero en muchos casos tiene muchos desafíos", dijo Cohen.

Cohen aparece en el radio en español con la ayuda de un traductor. Colabora con iglesias y grupos de voluntarios para entregar comidas a los necesitados y distribuir volantes sobre COVID-19 a empresas abiertas.

La Oficina del Alcalde de Baltimore para Asuntos de Inmigrantes (MIMA) ha traducido la información de COVID-19 a siete idiomas y envía un boletín semanal por correo electrónico. La agencia también se ha asociado con Somos Baltimore Latino y médicos del Centro Sol para responder preguntas sobre el coronavirus en Facebook.

Los sitios de distribución de alimentos en la ciudad están abiertos a cualquier persona, dijo la directora de la agencia Catalina Rodríguez.

Johns Hopkins lanzó un nuevo programa piloto la semana pasada para "promover la atención más eficaz para los pacientes hospitalizados vulnerables de habla hispana diagnosticados con COVID-19", según Hopkins.

En todo el estado, la Oficina de Salud de minorías y disparidades de salud del departamento de salud está aumentando las pruebas en "comunidades minoritarias" y asociándose con otras agencias para aumentar el acceso a las camas de los hospitales y a los ventiladores, según un comunicado.

Por ahora, Jorge se siente mejor y está tomando precauciones adicionales. Su hermano, que es ciudadano estadounidense, puso a su médico de atención primaria por teléfono y determinó que Jorge no tenía todos los síntomas de COVID-19 para hacerse la prueba, dijo Jorge. Espera que esto sea sólo una falsa alarma.

Si crees que tienes síntomas de coronavirus y no tienes un médico, puedes llamar a la línea directa (667-600-2314) de coronavirus del Centro Esperanza para obtener ayuda en español, segun MIMA. Si tiene síntomas graves, llame al 911.

El reportero de Baltimore Sun Phil Davis contribuyó a este artículo.

Recommended on Baltimore Sun

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement