xml:space="preserve">
xml:space="preserve">
Advertisement
Advertisement

Amenazas de deportación preocupan a los inmigrantes de Baltimore: 'Tienen miedo de salir'

Daisy Galarza talks about how the potential deportation raids affect people she knows. (Kenneth K. Lam, Baltimore Sun video)

El sol brilló todo el fin de semana en Baltimore, el momento perfecto para chapotear en la piscina pública de Patterson Park o correr alrededor de sus amplios campos verdes.

Pero algunas familias en el vecindario adyacente de Highlandtown estaban demasiado nerviosas para aventurarse fuera de sus hogares el sábado o el domingo.

Advertisement

Muchos inmigrantes "tienen miedo de salir, temerosos de dejar que sus hijos vayan al parque y jueguen", dijo Tiffany Nelms, directora ejecutiva de Asylee Women Enterprise, que ayuda a los solicitantes de asilo.

En Highlandtown y otros barrios de Baltimore que son el hogar de muchos inmigrantes hispanos, el giro de 180 grados de la administración de Trump sobre planeadas redadas de deportación avivaba el miedo y la incertidumbre.

Advertisement

Desde la semana pasada, Heidi, una madre guatemalteca de tres hijos, ha estado tomando precauciones, eligiendo no salir de su casa en el noroeste de Baltimore a menos que sea necesario, informándose de sus derechos, y conectando con un abogado.

"Nunca se sabe con este presidente, todo cambia de un momento a otro. Así que no sabemos qué esperar, pero es bueno estar preparado", dijo Heidi.

From left, Daisy Galarza and Laura Costilla talk about the potential ICE raids.
From left, Daisy Galarza and Laura Costilla talk about the potential ICE raids. (Kenneth K. Lam / Baltimore Sun)

Heidi, quien pidió que su apellido no fuera utilizado para su seguridad, advirtió a su hijo mayor que no asistiera a su torneo de fútbol por la mañana el Domingo por temor a que fuera embolsado en los arrestos masivos. Pero para el sábado, Trump había anunciado que pospondría los planes para las deportaciones masivas y el estrés de Heidi se convirtió en alivio y luego desconfianza, llamando a las acciones del presidente una "estrategia política".

"Ya no sé qué creer. Por un lado es un alivio, pero por otro lado no podemos ser demasiado confiados", dijo Heidi.

Los medios de comunicación informaron la semana pasada que las redadas de Inmigración y Control de Aduanas iban a comenzar el domingo en 10 ciudades importantes, incluyendo Baltimore. Un tweet de seguimiento del presidente Donald Trump anunció el sábado un retraso de dos semanas para permitir que el Congreso trabaje en las reformas migratorias.

El representante de Maryland, Elijah Cummings, un demócrata, dijo que se sintió aliviado de que la administración Trump no llevara a cabo las redadas planeadas dirigidas a las familias migrantes para su deportación el pasado fin de semana.

"Las familias se habrían separado, lo cual es inaceptable e inmoral", dijo Cummings. "América debe permanecer mejor que eso. Sin embargo, no podemos bajar la guardia: el propio Presidente declaró que esto era sólo un retraso. Insto al Presidente a abandonar su imprudente y cruel política de inmigración por completo y trabajar con el Congreso para desarrollar un plan de inmigración integral que garantice que las familias permanezcan juntas".

El mensaje de 280 caracteres de Trump sólo prolongó las ansiedades de los inmigrantes que viven en Baltimore, dicen los defensores.

Los defensores están presionando para la legislación estatal que garantizaría la aplicación de la ley local y estatal sólo honrar las solicitudes de arresto de ICE si están acompañadas de una orden firmada por un juez.

"Pone a todos al límite durante el resto del verano", dijo Chad Kramer, director de la Escuela Charter Pública de Patterson Park.

Es particularmente doloroso, dijo Kramer, porque la noticia de una incursión inminente llegó justo cuando terminó el año escolar. En las zonas con gran población inmigrante, las escuelas son un ancla importante donde las familias pueden encontrar recursos y ayuda.

"Es terrible para nuestra comunidad y es terrible que sucedió el fin de semana después de que terminó la escuela", dijo. "Tener la posibilidad de que esto suceda sin estos recursos basados en la comunidad simplemente se siente particularmente doloroso".

A medida que la población de la ciudad se reduce, los defensores y los políticos dicen que necesita una comunidad inmigrante creciente y vibrante. La migración internacional, según las últimas estimaciones del Censo, trajo a casi 2.000 nuevos residentes a Baltimore desde el extranjero, incluidos inmigrantes, estudiantes y personal militar extranjero. Incluso eso no podría frenar el declive general, ya que las estimaciones mostraron la mayor pérdida de población que la ciudad ha experimentado en un solo año desde 2001.

Advertisement

A lo largo de Broadway en el este de Baltimore y en Highlandtown, los propietarios de tiendas dijeron que había menos clientes el lunes. Desde camiones de comida hasta supermercados, normalmente los lugares bulliciosos eran mucho más tranquilos de lo habitual. Incluso en la iglesia el domingo, algunos dijeron que la asistencia había bajado.

"Este fin de semana fue muy lento", dijo Abdul Abderrahim, que trabaja en una tienda de colchones. Los hispanohablantes, dijo, son el grupo líder de clientes de la tienda.

Lydia Walther-Rodriguez, organizadora principal regional de CASA, dirige un taller para familias e individuos inmigrantes en la Biblioteca de Enoch Pratt el lunes por la tarde.
Lydia Walther-Rodriguez, organizadora principal regional de CASA, dirige un taller para familias e individuos inmigrantes en la Biblioteca de Enoch Pratt el lunes por la tarde. (Thalia Juarez / Baltimore Sun)

Normalmente, hay docenas de hombres hispanos que se destacan a lo largo de Broadway un lunes por la mañana, con la esperanza de atrapar un trabajo de personas que vienen buscando jornaleros.

Pero el lunes, el número fue reducido en un tercio, dijo Zachariah Rosado, un hombre costarricense indocumentado de pie frente al 7-Eleven. Llegó con una visa de nueve meses, que desde entonces ha expirado. Dijo que ha presentado documentación para quedarse, pero ha estado esperando mucho tiempo para escuchar algo del gobierno de los Estados Unidos.

Rosado está aquí, dijo, debido a las oportunidades.

Las organizaciones de defensa programaron eventos de "Conoce tus derechos" después de que salió la noticia sobre las deportaciones planeadas.

Liderando un taller el lunes por la noche, Lydia Walther-Rodriguez, organizadora principal regional de CASA, dijo que la esperanza es conseguir que los residentes compartan información sobre sus derechos más allá de sus redes familiares y en sus vecindarios.

"Si nos unimos en comunidad, realmente podemos luchar contra todas estas amenazas", dijo Walther-Rodriguez.

Alrededor de 40 personas asistieron a la sesión de información en la Biblioteca de Anclas Sureste de la Biblioteca Libre Enoch Pratt en Eastern Avenue, donde los defensores actuaron en tres escenarios posibles en los que la gente podría ser detenida por ICE y cómo las personas pueden ejercer sus derechos.

En autobús, en balsa y a pie, una mujer hondureña viajó casi 2,000 millas a Baltimore buscando respuestas para su hija enferma.

Pablo, un inmigrante guatemalteco, asistió al taller después del trabajo para mantenerse mejor informado y saber qué hacer si ICE aparece en su puerta.

El hombre de 31 años dice que vino al país a trabajar y ahorrar dinero para mantener a sus padres en Guatemala. En el transcurso de 12 años, ha tratado de encontrar vías legales para la ciudadanía, pero después de hablar con varios abogados dijo que no hay ninguna opciones para él.

"Yo estoy haciendo con reglas todo, pagando impuestos y todo cada año. Así que es preocupante cuando las cosas pasan asi", dijo Pablo, quien también pidió que su apellido no se usara para problemas de seguridad. "Yo estoy cumpleindo como un ciudadano lo unico que no tengo son los papeles. Es mas, hago las cosas en reglas y no tengo los beneficios como un ciudadano tiene.”

Desde detrás de la ventana de un camión de comida estacionado en Broadway, Daisy Galarza dijo que los negocios han cambiado en los últimos días.

"Vemos menos gente en la calle. Vienen a buscar comida y a marcharse", dijo.

Advertisement

Muchas personas sólo salen de su casa para viajes rápidos a la tienda de comestibles e ir a trabajar, dijo Galarza. Algunos están decidiendo saltarse el trabajo, dijo, porque están asustados.

La gente se está mudando aquí desde Centroamérica porque tiene miedo de la violencia en sus países, dijo. Hay oportunidades educativas limitadas y el narcotráfico hace que la vida allí sea insegura, dijo Galarza, quien está en el país legalmente después de salir de México.

"Tenemos que quedarnos aquí", dijo, "para mantener a nuestras familias".

Recommended on Baltimore Sun

Advertisement
Advertisement
Advertisement