Honduras se proclamó campeona de la undécima Copa Centroamericana de fútbol al ganar en la final a su similar de Costa Rica (2-1) en un partido disputado en el Estadio Rommel Fernández de la capital panameña.

Los goles de Honduras fueron anotados por Walter Martínez (8) y Emil Martínez (52), mientras que por Costa Rica goleó Marco Ureña (72).

La selección hondureña se hizo con el título después de anotar dos goles al inicio de cada período, lo que le dio la tranquilidad para desarrollar su juego de fuerza y velocidad que no había demostrado anteriormente durante el torneo, si bien Costa Rica tuvo opciones de empatar un partido en el que pecó de imprecisión en momentos puntuales.

En la primera parte, ambos equipos ofrecieron un buen espectáculo, con un fútbol vertical y veloz con continuas llegadas a ambas porterías.

Honduras con Ramón Núñez de enganche buscaba permanentemente las espaldas de la defensa 'tica' para combinar con Mario Martínez y Walter Martínez, mientras que por los costarricenses Marco Ureña era el encargado de subir el balón y crear el peligro.

Precisamente el delantero mundialista Walter Martínez adelantó a Honduras al minuto ocho, al robar los hondureños un balón en las cercanías del área 'tica' y montar una jugada que terminó con el balón en un poste y el portero descolocado. Martínez sólo tuvo que empujarla.

Tras el gol, Costa Rica no se vino abajo. Por el contrario buscó permanentemente a su goleador Marco Ureña, quien imprimió velocidad al ataque de su equipo.

De sus botas salieron varias ocasiones, como la del minuto trece cuando su disparo lo sacó la defensa hondureña o al minuto 18 cuando una pierna prodigiosa de Osman Chávez le impidió quedar solo delante del portero Noel Valladares.

Antes del descanso, Dennis Marshall llegó hasta el área hondureña para lanzar un disparo que salió arriba por poco.

En la segunda parte, Costa Rica adelantó líneas y se fue en busca del empate y al minuto 48 Heiner Mora estuvo a punto de lograrlo, pero en vez de pasar a un compañero prefirió una jugada individual y lanzó un disparo desviado.

Minutos más tarde, era César Elizondo quien disparaba por encima del larguero cuando Heiner Mora estaba solo para rematar a puerta.

Quien no perdonó fue Honduras, quien volvió a marcar al minuto 52 de libre directo, cuando Emil Martínez colocó un balón en la escuadra que llegó a tocar el arquero.

Marco Ureña encontró el premio a su constancia al minuto 72, cuando se revolvió en el área para con la puntera golpear el balón que terminó entrando llorando en las mallas, en una acción en el que el arquero hondureño pudo hacer más.

De ahí hasta el final, Honduras se encerró en su área para lanzar peligrosos contragolpes, aunque fueron los 'ticos' quienes pudieron empatar al minuto 80 si Ureña no hubiera enviado la pelota al cuerpo del portero cuando estaba delante de él y alguno de sus compañeros hubiera aprovechado el rebote.

Esta fue la undécima vez que Costa Rica y Honduras se enfrentaron en una Copa Centroamericana, con un balance de cuatro victorias para cada selección y tres empates.

Honduras vengó así la final de 2005 en Guatemala, cuando Costa Rica le ganó por penales por 7 a 6.

Sin embargo, Costa Rica sigue siendo la máxima ganadora de este torneo (6) y además tiene 4 subcampeonatos.

Es la tercera vez que Honduras levanta la Copa Centroamericana, de la que fue subcampeona en dos ocasiones.

Guatemala y Panamá ganaron esta competición una vez cada una.

Con la final de este domingo, Costa Rica ha jugado 48 partidos de Copa Centroamericana, donde ganó 29, empató 11 y perdió 8, con 90 goles a favor y 32 goles encajados.

Honduras ha jugado 47 partidos, ganó 27, empató 9 y perdió 11, con 95 goles a favor y 40 en contra.