La reciente balacera entre narcotraficantes en el departamento de Zacapa que dejó 11 muertos, dejó en evidencia la presencia de poderosos grupos extranjeros de narcotraficantes en Guatemala, afirmó ayer la prensa local.

"La presencia de narcotraficantes mexicanos y colombianos en el país es cada vez más evidente y, según un informe de Inteligencia, uno de sus principales exponentes es Oliverio Acosta, delegado del Cártel de Juárez", puntualizó Prensa Libre.

De acuerdo con la información que publica en exclusiva el diario, "el mexicano Acosta y su hermano Fernando manejan el tráfico de drogas en la frontera entre México y Guatemala, a través del departamento de Petén".

Los delegados de este grupo en el país protegen el paso de drogas en el vértice de Campeche (México) y el río La Candelaria", en la región norte de Guatemala, indicó el periódico que cita un informe de Inteligencia al que tuvo acceso.

El extranjero y presunto jefe del narcotráfico es "el enlace entre los cárteles colombianos (Cali y Medellín) y el cartel mexicano de Juárez", indicó la publicación. Señaló que Acosta "tiene bajo su responsabilidad la logística y coordinación del aterrizaje de avionetas con cocaína en alguna de las más de 30 pistas clandestinas que existen en el departamento de Petén, y luego trasladar el cargamento hacia México".

El supuesto colaborador de Acosta es el también mexicano Mario Lima, quien posee una empresa de camiones de volteo por medio de la cual ingresa la droga en territorio mexicano, precisó el diario.

"El informe también habla de un grupo de colombianos asentados en Puerto Barrios. Dentro de su estructura ocupan un lugar determinante los pilotos aviadores que se encargan de dirigir los traslados de los alijos desde Honduras, pasando por Guatemala, hasta México".

Las cinco áreas fronterizas de Petén que controlan en su totalidad son El Sacrifi cio, El Repasto, Bonanza, Santa Rosita y Pipiles.

Por supuesto se valen de numerosos hombres armados, para evitar la injerencia de las autoridades en sus operaciones delictivas.

Prensa Libre aseveró que "los carteles mexicanos están cada vez más interesados en afianzar sus uniones con los guatemaltecos, en especial los de Sinaloa, el Golfo y Juárez, que se disputan el territorio tanto en México como en Guatemala".

El primer cártel que penetró en Guatemala desde hace varios años fue el de Sinaloa, dirigido por el Chapo Guzmán, y que tuvo como aliado a Otto Herrera, detenido en Estados Unidos por narcotráfi co, a quien se presume sustituyó su hermano Guillermo Herrera.

El Cártel del Golfo, dirigido por Osiel Cárdenas, también se ha esforzado en incursionar en el territorio nacional, pero para ello debe restarle alianzas al de Sinaloa.

La primera manifestación de la existencia de disputas entre ambos capos más allá del territorio mexicano fue la emboscada de la que fueron objeto, en las afueras de la capital, los hermanos José y Hermilio Javier Quezada García, originarios de Nayarit, presuntamente vinculados al Cártel de Sinaloa.

El 12 de diciembre de 2004, cinco mexicanos fueron detenidos en una residencia de la zona 18, por posesión de estupefacientes.

Pedro Martínez Cortez, Simón Corona, José Rafael Pérez Cruz, Mario Villa Herrera y Juan Antonio Trujillo Uribe fueron declarados "sospechosos de pertenecer al Cartel de Sinaloa".

A los cinco detenidos se les decomisaron entonces tres kilogramos de cocaína y 395 mil dólares, estableció Prensa Libre. Estimó que "al parecer la técnica que utilizó el Cartel del Golfo para afi anzar su posición en el país y ganarle algo de espacio al Cártel de Sinaloa fue el reclutamiento de ex kaibiles guatemaltecos por parte de Los Zetas, grupo de sicarios del Cártel del Golfo". Citó una información de 2004 que brindó el ministro de Seguridad Pública de Honduras, Oscar Arturo Alvarez Guerrero, al finalizar la Cumbre Mundial de Fiscales, en Antigua Guatemala.

El funcionario declaró entonces que había recibido información de "Inteligencia" sobre reuniones periódicas entre narcotrafi cantes colombianos, guatemaltecos y mexicanos en Petén, para defi nir las nuevas estrategias de movimiento de la droga en la región.

Las propias autoridades guatemaltecas, según el matutino, "confi rman que por Petén se da el principal trasiego de la droga vía aérea desde Cali y Medellín, Colombia, y desde Perú y Ecuador, aprovechando las condiciones geográficas de ese departamento".

"En cambio, añadió, la droga que llega por vía marítima es manejada por la gente del Chapo Guzmán en el Pacífico".

Luego de la fuga de Guzmán del Penal de Alta Seguridad de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001, las autoridades mexicanas dijeron tener indicios de que se ocultaba en alguno de los ranchos ubicados en Petén.

Precisamente fue detenido en Guatemala.