Un vagabundo que perdió la mayor parte de la cara a mordidas en una agresión insólita en la Florida se encuentra de buen ánimo, conversa y camina con asistencia del personal en un hospital, dijeron el martes los médicos.

El ojo izquierdo de Ronald Poppo fue extirpado y los médicos intentan restaurarle la visión en el ojo derecho.

Es probable que el hombre tenga que permanecer más semanas en el Centro del Trauma Ryder del Hospital Memorial Jackson y necesitará más cirugías antes de que se puedan explorar las opciones para que le reconstruyan la cara.

Poppo, de 65 años, está consciente del interés que ha captado en la prensa por la agresión que sufrió en una carretera transitada del sur de Florida.

"(Poppo) está complacido de informarles a todos ustedes que se siente bien, que come, camina con terapia física, conversa con nosotros", señaló Nicholas Namias, cirujano traumatólogo de la Universidad de Miami y codirector del centro.

Poppo se encuentra en el hospital desde que Rudy Eugene lo agredió el 26 de mayo por razones que se desconocen aún.

Personas que llamaron a un número telefónico de emergencia dijeron que Eugene estaba desnudo y se mecía en un poste, minutos antes de que agrediera a Poppo.

Un video de vigilancia cercano al edificio del Miami Herald captó el momento en que Eugene le quitaba la ropa a Poppo y le golpeaba.

Un testigo describió que Eugene arrancó a mordidas el rostro de Poppo y le gruñó a un agente de la policía. El agente mató a tiros a Eugene y están pendientes los resultados de la autopsia.

En una fotografía en primer plano, Poppo aparece con costras e injertos en dos tercios de la cara. Le falta la nariz. Ambas cuencas de los ojos aparecen cubiertas, la del lado izquierdo con una gaza y la del lado derecho, con una porción de piel que le fue retirada de la frente y del cuero cabelludo.