Get unlimited digital access to baltimoresun.com. $0.99 for 4 weeks.

Carlos Arroyo, el gran capitán

SAN JUAN — Carlos Arroyo, capitán del equipo, es la gran figura de la selección puertorriqueña. Se trata del quinto jugador de la isla caribeña que logra hacerse un hueco en la NBA y en la actualidad es la cara más visible del baloncesto boricua en el exterior.

Nacido el 30 de julio de 1979 en Fajardo, al este de Puerto Rico, Arroyo se ha convertido en un carismático base, estratega y rápido en ataque.

Con sus 188 centímetros de altura y 90 kilogramos de peso, cuenta con una larga trayectoria fuera de Puerto Rico. Antes de salir de la isla, jugó con los Cariduros de Fajardo y con los Cangrejos de Santurce, donde fue compañero de José Ortiz, "Piculín", y ganó cinco campeonatos nacionales entre 1998 y 2003.

Su primer paso fuera de la isla lo dio en la Florida International University, donde se convirtió en el máximo anotador, con récords también en asistencias, balones robados y anotaciones.

Tras Florida, llegaron los Raptors de Toronto, con los que jugó en 2002. Luego serían los Nuggets de Denver, los Jazz de Utah, los Pistons de Detroit, los Magic de Orlando, los Heat de Miami y los Celtics de Boston. En España jugó durante dos meses para el TAU Vitoria en la temporada 2001-2002.

El base de 35 años debutó con la selección en el torneo clasificatorio de 2001 en Neuquén, Argentina. Con ella quedó sexto en el Mundial de Indianápolis (2002), el bronce en el Preolímpico de 2003 y en Atenas 2004 fue la figura clave para que su equipo venciera al "Dream Team" por 92-73. Aquella fue la primera derrota de la selección estadounidense en cualquier torneo internacional desde que se incluyeron jugadores de la NBA en las Olimpiadas de Barcelona en 1992.

Desde esa victoria, Arroyo se ha consagrado como la bujía de la selección caribeña y llevando al equipo a ganar medallas en los Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Rivales en el B

La retirada de la selección del alero argentino Manu Ginóbili no resta brillo al Grupo B del Mundial 2014, que contará en Sevilla con la presencia destacada de sus compatriotas Luis Alberto Scola y Pablo Prigioni o el pívot croata del Barcelona Ante Tomic.

La selección argentina llega al Mundial de España liderada por cuatro supervivientes de la generación campeona olímpica en Atenas 2004: el pívot Luis Scola, el base Pablo Prigioni, que no participó en aquellos Juegos por lesión, el alero recién fichado por el Real Madrid Luis Nocioni y el ala-pívot Walter Hermann.

A sus 34 años, Luis Scola ya no juega en los Indiana Pacers el papel de protagonista que desempeñó en el Phoenix Suns pero esta temporada se ha mantenido en unos números muy regulares y será la principal baza ofensiva de Argentina.

Todavía más veterano es Pablo Prigioni, pero con 37 años sólo lleva dos temporadas en la NBA y aún se considera con margen de progresión en el seno de los New York Knicks, donde cumple la importante función de base reserva.

La gran figura de Croacia es el barcelonista Ante Tomic, un altísimo pívot de 217 centímetros de estatura que ha sido clave para la consecución del título de la Liga Endesa y que es, sin duda, uno de los hombres interiores con más poder de intimidación del Mundial.

Tomic estará respaldado por el ala-pívot Damjan Rudez, un jugador de 28 años cuyo excelente rendimiento en el CAI Zaragoza le ha concedido la oportunidad de emigrar a la NBA y probará suerte la temporada próxima en los Indiana Pacers.

La ausencia de Spanulis dejará el juego de Grecia en manos del base greco-estadounidense Nick Calathes, un director de juego anotador que milita en los Memphis Grizzlies y que se apoyará en el pívot del Real Madrid Ioannis Bourousis, pilar del juego interior y superviviente del título continental ganado en 2005.

Todo el potencial de Puerto Rico descansará en su fabulosa pareja de jugadores exteriores, el escolta José Juan Barea y el veterano base Carlos Arroyo, quien después de más de una década en distintas franquicias de la NBA apura su carrera en el Galatasaray turco.

Barea, por su parte, ganador de un anillo de campeón con Dallas en 2011, ha vivido una temporada complicada en los Minnesota Timberwolves, con los que ha promediado 8,9 puntos por encuentro.

Su compañero de equipo Gorgui Dieng es la figura de la modesta selección senegalesa e intentará confirmar las buenas maneras que ha mostrado en su temporada como novato en la NBA, en la que ha sido 15 veces titular y ha promediado casi cinco puntos por partido.

Copyright © 2015, The Baltimore Sun
Comments
Loading