Become a digitalPLUS subscriber. 99¢ for 4 weeks.

La solución puede estar en un milagro en las menores

Jim ThomeOrlando CabreraJerry OwensCarlos QuentinChicago TribuneNick SwisherPaul Konerko

Brad Eldred tiene 27 años y es un bateador como una montaña de grande. Mide 6-5, pesa 275 libras y está liderando la Triple A Internacional con 52 carreras anotadas, 15 más que Jay Bruce tenía cuando Cincinnati lo subió al primer equipo.

Eldred pasó seis temporadas en organización de Pittsburgh antes de firmar con los Medias Blancas como agente libre para las menores el pasado invierno. Durante este tiempo ha bateado 136 jonrones, pero sólo 14 de ellos los hizo en la Liga Nacional. Su promedio era de .199 en 74 juegos en Grandes Ligas con los Piratas. Quizás ya esté listo para mostrar su bateo en el siguiente nivel, como Carlos Quentin ha hecho desde que llegó a los Medias Blancas. Pero quizás no.

Pero hay que tenerlo en cuenta porque Eldred es la mejor opción disponible después de que el mánager Ozzie Guillén dijera el domingo que quiere cambios en una alineación que ha producido sólo 30 carreras en los últimos 11 juegos.

La realidad es que este es el equipo con una alineación que terminó última en varias estadísticas de bateo el año pasado, incluyendo promedio de bateo o promedio de embase y que tiene dos peloteros fichados por el gerente general Ken Williams como refuerzos que no han funcionado.

Orlando Cabrera está bateando .241 y Nick Swisher .201.

Pero los peloteros que realmente le están haciendo daño al equipo, aunque todavía estén primeros en una División Central muy abierta, son Jim Thome, de 37 años, y Paul Konerko, de 32. Entre ambos se combinan para 16 jonrones en 364 turnos al bate y un promedio al bate de .212 y .205 respectivamente. Algo que no es suficiente.

Tú puedes culpar a Guillén por querer cambios. ¿Pero vas a despedir a estos jugadores y de manera mágica vas a traer a alguien mejor? No. Esto no funciona así. Thome puede estar en su último año con los Medias Blancas, que parecen que no harán efectiva su opción para el 2009. Pero Konerko tiene contrato hasta el 2010 y en la última década ha sido el mejor bateador del equipo.

Un movimiento que puede hacer Williams, que ayer se reunía con Guillén, es la de poner a Konerko en la lista de lesionados y dejarlo descansar física y mentalmente. Pero los Medias Blancas no tienen grandes prospectos empujando para jugar en las Grandes Ligas.

Jerry Owens podría moverse al jardín central, permitiendo a Swisher cubrir el hueco en primera base dejado por Konerko. Owens le proporcionaría a Guillén esa velocidad que raramente ha tenido desde que a Scott Podsednik se le acabaran las piernas a principios de 2006. Pero... ¿Serán estos los cambios de los que Guillén hablaba cuando dijo que esperaba que Williams hiciera algo antes del partido de ayer contra Kansas City?

Hoy podremos empezar a salir de dudas.

Copyright © 2014, The Baltimore Sun
Comments
Loading