Try digitalPLUS for 10 days for only $0.99
The Baltimore Sun

Para los venezolanos, viajar es toda una odisea

Las reducciones en las frecuencias de vuelos en las aerolíneas están dejando a los venezolanos y a los negocios en aprietos.

Cuando su padre tuvo una emergencia médica el mes pasado, Anna Bamario tuvo dificultades para encontrar un pasaje de ida y vuelta desde Nueva York hasta su natal Venezuela, y terminó pagando $1,250.

Ahora ella teme que sus padres quizás no puedan pasar Navidad en Pembroke Pines. Los pasajes desde Caracas están tan escasos que si los compran por Internet podrían costarles $5,000 cada uno.

Para la creciente población venezolana en el sur de Florida esa es una preocupación constante: cómo planear viajes para la familia o de negocios cuando las aerolíneas han recortado drásticamente sus frecuencias de vuelo debido a disputas con el Gobierno de Venezuela por los pagos con moneda extranjera. Las aerolíneas dicen que les adeudan cerca de $4 mil millones.

American Airlines, el operador más grande entre el sur de Florida y Venezuela, recortó sus vuelos de Miami a la nación sudamericana el mes pasado de 35 a 10 por semana.

Y entre todas las aerolíneas, la frecuencia de los vuelos disminuyeron cerca del 60 por ciento en las primeras tres semanas de julio, comparado con el año pasado. American United y Delta también han recortado sus servicios hacia Venezuela desde otras ciudades de Estados Unidos.

"Mis padres [en Venezuela] han tratado de conseguir pasajes durante tres semanas y no lo han logrado", dijo Andreina Manzo, de Weston. "Llaman a las aerolíneas — y nada. Van a los puntos de ventas de pasajes — y nada".

El problema se centra en la tasa de cambio con el Bolívar de Venezuela. El Gobierno tiene un complejo sistema que paga diferentes tasas por diferentes productos y servicios. Las aerolíneas que venden pasajes en bolívares deben convertir su dinero a una tasa cercana a 6 por dólar.

Pero el Gobierno, ante la escasez de dólares, ha retrasado los pagos. Teóricamente las aerolíneas podrían cambiar sus bolívares en el mercado abierto, pero con la economía venezolana hecha un desastre, pagarían 80 bolívares por dólar — perdiendo así más del 90 por ciento de lo que esperan en términos de dólar.

Con el enfrentamiento entre los negocios y el Gobierno, "los consumidores somos los que sufrimos al final", dijo Manzo. "He visto imágenes del aeropuerto de Caracas en televisión. Está vacío".

El sur de Florida es el hogar de la población de venezolanos más grande en el exterior. El Censo de EEUU calcula que cerca de 85,000 personas de origen venezolano viven en los tres condados del área. Esa cifra es casi el triple de 1999, cuando la coalición socialista liderada por Hugo Chávez tomó el poder.

Los problemas de la moneda ya han afectado a los negocios. Venezuela, considerado por largo tiempo como uno de los socios de negocios internacionales más importantes para el sur de Florida, el año pasado cayó al puesto 5 y este año al puesto 7, según el Censo.

Y ahora con los recortes en los vuelos, el abogado Francisco González siente que se le está agotando la paciencia.

"Tengo una mediación con un cliente venezolano y no podemos ponerle fecha", dijo González, ex presidente de la Cámara de Comercio Venezolano-Americana en el sur de Florida. "No hay manera de saber cuándo podrá subirse él a un avión".

Y los viajeros dicen que ni tener un pasaje comprado te garantiza un asiento a bordo, debido a la sobreventa.

Para adaptarse a la situación, algunos viajeros hacen tránsito a través de países vecinos como Colombia.

"Pero con las escalas y todo, podría tomar hasta 15 horas completar un vuelo que debería tardar dos horas y media", dijo Amparo Sandoval, propietaria del restaurante venezolano en Greenacres, Doña Arepa, quien escucha a sus clientes quejarse a diario de sus problemas para viajar.

Los vuelos desde otros países también han sido recortados debido a las deudas que Venezuela tiene con las aerolíneas.

La agencia gubernamental que cambia los bolívares por dólares no ha pagado a algunas aerolíneas desde 2012. Eso es "irresponsablemente deliberado", dijo Tony Tyler, jefe de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

"No puedes esperar que las aerolíneas ofrezcan un servicio si no se les paga por el mismo", dijo Tyler en una reciente conferencia de aerolíneas. "Así que nuestro llamado al Gobierno de Venezuela es que siga las reglas".

Este año algunos viajeros del sur de Florida han optado por los vuelos privados (charter). El operador de vuelos charter Miami Air International ha vendido más pasajes y ha visto un aumento en las solicitudes, incluyendo de grupos que desean desarrollar un servicio regular a Caracas y Maracaibo en su avión 737, con capacidad para 168 personas, dijo Troy Martin, vicepresidente de Mercadeo y Ventas.

Estos operadores de vuelos privados venden pasajes en dólares no en bolívares.

Y eso no ayuda a las familias en Venezuela que tienen un ingreso en bolívares. Carmen Elena Hamana, de Weston, dice que su madre en Venezuela tuvo que comprar su boleto de avión con un año de anticipación para obtener dólares del Gobierno a una tasa baja. Y ahora Venezuela está limitando la cantidad de dólares que da a quienes viajan a Miami, ofreciendo más dólares por visitas a otras ciudades estadounidenses.

Por eso algunos venezolanos viajan a Atlanta para asegurarse de que podrán comprar suficientes dólares en casa para gastar en Florida.

"Hay mucha incertidumbre", dijo Hamana. "Para un venezolano, viajar es una odisea".

Copyright © 2016, The Baltimore Sun
Loading
34°