Unlimited Access. Try it Today! Your First 10 Days Always $0.99

La Granja se expande por toda Florida

En los restaurantes La Granja, la meta es servir comida como hecha en casa, de forma rápida.

Los tableros de color rojo incluyen pollo rostizado con arroz y frijoles, bisteck frito, platos de mariscos y otros típicos de la cocina peruana elaborada por Gustavo Bartra, chef y fundador de La Granja.

La cadena restaurantes de propiedad familiar — recientemente reconocida por una publicación especializada como la más grande cadena de restaurantes peruanos fuera del Perú — está embarcada en la misión para expandirse por todo el sur y centro de Florida.

En los últimos ocho meses, abrió restaurantes en Lauderdale Lakes, Plantation, Oakland Park, North Miami y Orlando.

A finales de año, se planea abrir al menos cuatro restaurantes más: en Fort Lauderdale, Miami, Hialeah Gardens y Stuart.

En total, la cartera de la compañía con sede en Margate incluye 40 restaurantes, 32 de propiedad corporativa y ocho franquicias, algunos de ellas propiedad de antiguos empleados.

"Cada vez que abrimos un restaurante, tenemos personas que ya nos están esperando", dijo Claudia Bartra, una de los propietarios de la cadena de restaurantes peruanos. "Eso es muy satisfactorio".

La Granja inició operaciones en 1993 en Aruba, una isla que la familia peruana visitada a menudo y que es el hogar de dos puntos de venta de La Granja.

La cadena debutó en Estados Unidos en 1995. Y rápidamente se expandió.

"La Granja creció aquí, en la tierra de las oportunidades", dijo Bartra. "Nos dimos cuenta de que había demanda de nuestra comida aquí, había demanda de alimentos frescos y caseros".

Bartra — una de los tres hermanos que día a día está a cargo de las operaciones de la cadena— dice que la rápida expansión de La Granja ocurrió durante la recesión.

Abrieron 15 restaurantes entre 2007 y 2010, dijo.

"Llenábamos nuestros restaurantes bajando nuestros precios", dijo Bartra. "Era difícil, teníamos que trabajar duro con nuestros proveedores para bajar los precios, pero queríamos que sea un lugar donde la gente aún pueda salir a comer a la calle".

En La Granja, a la hora del almuerzo se ven multitudes que van detrás de buenas porciones de arroz, frijoles y un cuarto de pollo por $4.45. La cadena se esfuerza por servir a los clientes en cinco minutos o menos.

"He sido fanática [de La Granja] desde el 200", dijo Jesenia Espaillat de Hollywood, después de haber almorzado en La Granja con sus cuatro hijos. "Si quiero algo bueno, saludable, rápido y económico, vengo acá".

Copyright © 2015, The Baltimore Sun
Comments
Loading