Become a digitalPLUS subscriber. 99¢ for 4 weeks.

Mark Wahlberg muestra su alma de duro en "Broken City"

Mark WahlbergMarky MarkJake GyllenhaalMichael BayRussell CroweKyle ChandlerNew Kids on the Block (music group)

Ninguno de los artistas que hacen papeles de duro en Hollywood ha sacado tanto provecho de su pasado como lo hace Mark Wahlberg. El actor que contabiliza más de 20 detenciones delictivas, convirtió su turbulenta juventud en la mejor escuela para encarnar personajes violentos y al margen de la ley como lo hace en Broken City.

En la película que estrena este fin de semana en cines del sur de la Florida, Wahlberg encarna a Billy, abusivo detective neoyorquino apartado de su cargo por disparar contra un sospechoso. El papel que Wahlberg interpreta en este filme se parece mucho al que ha entregado en cintas como We Own the Night, Max Payne, The Other Guys y The Departed. Sin embargo, el actor tuvo sus razones para filmar esta película.

"A diferencia de otros filmes donde encarno a policías inflexibles, Broken City trata sobre segundas oportunidades y la posibilidad de redimirse cuando haz cometido un error", explica Wahlberg, mientras conversa con el Sentinel en Miami Beach. "Este policía siente que lo han apartado de su cargo injustamente y quiere que la justicia reverse su decisión".

Para lograr su objetivo, Billy sella un siniestro acuerdo con Nicholas Hostetler (Russell Crowe), alcalde de Nueva York. El mandatario promete devolver a Billy su licencia si espía a su esposa (Katherine Zeta-Jones), quien parece estar poniéndole los cuernos. Hostetler quiere evitar un escándalo sexual que ponga en peligro su reelección.

El entusiasmo de Billy por cumplir su misión se disipa cuando descubre que la adúltera esposa sostiene un tórrido romance con el gurú político (Kyle Chandler) del partido opositor. El asunto se complica aún más cuando éste aparece asesinado y Billy descubre que entre el alcalde y el principal promotor de su campaña existen turbios negocios que ponen en peligro la vida de la comunidad.

"Cuando el director Alex Hughes me llamó, me dijo que Billy estaba hecho a mi medida, pero al leer el guión me di cuenta que el personaje del alcalde me llamaba más la atención", recuerda el actor de 41 anhos. "El papel del alcalde fue a manos de Crowe porque yo era muy joven para encarnarlo".

En Broken City Wahlbergh comparte escena con Natalie Martínez, actriz nacida y criada en Miami que empieza a escalar peldaños en Hollywood. En la película, como en la vida real, Martínez encarna a una joven que quiere triunfar como actriz. No obstante, ella encuentra la oposición de su celoso y posesivo novio Billy.

Aunque la aparición de Martínez dura pocos minutos, la actriz deja buen registro en pantalla, tal como lo hizo recientemente en End of Watch, filme policial donde compartió papeles con Jake Gyllenhaal y Michael Peña. Dedicada casi de tiempo completo a trabajar en la serie televisiva C.S.I. New York, Martínez saca tiempo para aparecer en la gran pantalla cada vez que puede.

"Me siento feliz trabajando en televisión, pero quiero meterme más en el cine", comenta a el Sentinel. "Me muero de ganas por trabajar con Guillermo del Toro; sus películas siempre tienen personajes intensos y profundos. Creo que él podría sacar mucho de mí".

Duro de cambiar

Al contrario de Martínez, Wahlberg se siente muy cómodo con los personajes rudos que tanta fama le han dado. El actor empezó a llamar la atención cuando encarnó a una estrella porno en Boggie Nights, sórdido filme dirigido por Paul Thomas Anderson. El esbelto cuerpo que el artista mostró en ropa interior cuando modeló para una campanha publicitaria de Calvin Klein en 1990, le abrió las puertas al cine.

Aunque Wahlberg conoció la fama al encarnar papeles de despiadado en filmes como The Italian Job, Four Brothers, The Fighther, Contraband y The Departed, por el cual fue nominado al Oscar, el actor hizo su primera incursión artística como músico. En sus años juveniles Wahlberg formó parte de New Kids on the Block, banda pop presidida por su hermano Donnie que marcó época en los años 80 y 90. Después armó el grupo Marky Mark and the Funky Bunch, donde oficiaba como rapero.

Wahlberg no se avergüenza de hablar sobre esta época.

"Fui un joven pandillero y pendenciero, la policía de Boston me arrestó más de 20 veces, pero todo fue como una bendición porque a esa mala racha me sirvió como escuela para mis encarnar papeles en el cine".

El actor da fe de lo anterior en Pain and Gain, filme de Michael Bay recientemente rodado en Miami, donde encarna a un pesista involucrado en sucios negocios que consume asteroides.

"Ahora amo a Miami más que antes, regresaré en pocos meses para promover la premier nacional del filme".

Para ver más comentarios de cine visite elsentinel.com

Copyright © 2014, The Baltimore Sun
Comments
Loading